EL VALOR DE LAS MUJERES

EL VALOR DE LAS MUJERES
EL VALOR DE LAS MUJERES

 

EL VALOR DE LAS MUJERES

Soy mujer y madre de dos mujeres.

Tengo amigas a las que adoro y en general me llevo bien con las mujeres que me rodean.

Para mí, el valor de una mujer se mide igual que el valor de un hombre, pues el valor de una persona me parece que tiene que ver con la generosidad que demuestra como amigo, su bondad, el cariño con que trata a sus padres o a sus hijos, su capacidad de perdón, la valentía con que enfrenta las dificultades, su constancia y tantas otras cualidades que hacen que no todos seamos iguales y haya personas espectaculares de gran valor y otras que apenas se pueden soportar con un gran esfuerzo.

Dicho esto, quiero expresar el gran disgusto que me provoca que en pleno siglo XXI todavía haya hombres y mujeres capaces de medir el valor de una mujer por parámetros como la ropa que usa o la frecuencia con que practica sexo.

Si eres una mujer que asume tener vida sexual sin tener pareja, automáticamente eres una fulana que no se da valor, osea vales más cuanto más te niegues a practicar sexo. Puedes ser buena gente, inteligente, simpática, una gran cocinera o nunca haber sido multada y nada de eso cuenta para medir tu valor. Si no estás casada o no tienes un novio conocido delante de la sociedad, y aún así luces esa sonrisa de mujer satisfecha sexualmente, eres una puta y no vales nada.
 

Sin embargo debes maquillarte, estar bien peinada, bien conjuntada, usar ropas femeninas y sensuales, elegantes sin caer en lo vulgar, en resumen, ser capaz de provocar deseo sexual en los hombres con tu apariencia (eso te da valor), pero negarte a practicar sexo con ellos (eso te quita valor).

Francamente ese tipo de razonamiento bipolar hace años que me causa risa. Que yo sepa el numero de horas de uso de una vagina no interfiere para nada en el valor de una mujer, así como la frecuencia con que un hombre consigue usar su pene tampoco le quita o le da valor.
En ambos casos, si las personas tienen una vida sexual que se adapta a sus deseos, la calidad de vida aumenta y con ello su simpatía y su buena voluntad. Esa frecuencia varía de persona para persona, algunos para sentirse bien desean practicar sexo una vez por semana, otros todos los días, algunos una vez al mes y otros una vez al año, cada persona es un mundo , así como hay quien lee un libro por semana mientras otro lee uno cada tres años, o hay quien se ducha tres veces al día y quien se ducha una vez cada tres días.
Resumiendo, que me gustará ver el día en que las personas dejen de medir el valor de una mujer por el numero de hombres que ha tenido entre sus piernas o la largura de su falda  y se empiecen  a aplicar parámetros un poquito mas sensatos.
 

Isabel Salas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *