JUAN MANTERO

Juan Mantero y otros...
Juan Mantero y otros…

JUAN MANTERO

Los papeles de Panamá no me sorprenden. 

Llevamos una semana con Panamá a vueltas como si se hubiera abierto una caja de Pandora que por primera vez extiende la corrupción sobre la tierra. No es que yo sea más listo que nadie, pero recordad que San Mateo ya sentenció “por sus frutos los conoceréis” y es por eso que conviene conocer los frutales y su provecho. 

Por ejemplo en la foto que ilustra este comentario vemos de derecha a izquierda: un melón, un membrillo y a mi amigo Juan Mantero Ruiz que es de largo el que mejor luce el Panamá sobre su bien amueblada cabeza. El melón aún hay que terminar de abrirlo, el membrillo amarga y Mantero es de fiar y de los pocos que quedan.

                                                                                     Juan Andrés Pastor Almendros

Me ha parecido bien empezar hablando de Juan Mantero, usando las palabras de otro amigo suyo, JA Pastor. Ellos tienen una amistad de muchos más años, pero yo, como soy de las que cree que la amistad, como el amor no se puede medir, ni por tiempo ni por ninguna otra cosa, aparte de la lucecita que nos enciende en el corazón, he decidido considerarme, a pesar de la distancia, de los pesares, del  tiempo y de algunas zarandajas, otra amiga de Juan Mantero.

Y digo otra porque sé que soy sólo una más entre las muchas personas que lo aprecian y que declaran con orgullo su amistad por él. Quiero también, añadir algo a las palabras de Pastor, Juan no sólo es de fiar, es de fiar a todo volumen, tiene una palabra de esas que salen de la boca y caen ancladas para que nada las mueva, aguantando lo que venga y firmes como pocas cosas he visto en esta vida.

Se subió al tren de los canarios, como lector del primero, EL CANARIO Y LA MÁQUINA DE COSER, después siguió como epiloguista del segundo, NAVAJA DE LLAVERO y  continuó como prologuista de TE CONTENGO.  A la colección le quedan aún dos volúmenes y creo que ni él ni yo imaginamos como seguir haciendo todo esto si no es siendo parte, los dos, del equipo que hemos montado sin que nadie se lo esperara.

La característica más interesante de Juan, o tal vez virtud, para los que no tenéis el placer de conocerlo, es que es el Señor del Tiempo.

No es que siempre tenga tiempo para sus amigos o para su familia, eso cualquiera puede hacerlo con un poco de esfuerzo, él, simplemente, lo inventa, se multiplica y se hace presente en Estella, Huesca, Zaragoza y Pamplona casi al mismo tiempo. Si le hablo por messenger lo mismo está entrenando a su equipo de baloncesto, que en un bar con su padre,  que  llevando a Sara, su preciosa hija a algún lado o acompañando a su esposa Teresa a una cena con amigos.

…y además,  escribe.

Escribe en un blog que se llama    HÁZTELO MIRAR

Y como dicen que de muestra vale un botón, y yo con los botones, como con los pueblos, siempre me paso tres, aquí os dejo algunas muestras de su trabajo, que dicen más de él de lo que podría hacerlo yo.

A VECES

A veces me desplomo y solo veo
mis cicatrices íntimas
y pienso, a veces me recreo,
que nunca lograré que me rediman
de la inseguridad, del devaneo
de esta conciencia a fin de cuentas tan podrida.
Y en cambio en otros días me emociono,
detectando un “cariño”,
recibiendo un ladrillo.
Molesto cada vez que abro la boca,
disfruto apuntando con mi oído
cuando la voz me embelesa y no se enroca.
Ser ganso no es tan fácil
en estas granjas de los pavos reales,
y huyo regalándoles mi espalda,
bastante menos bella que el plumaje
que ostentan por robarme la comanda
de la claqué que puebla el paisaje.
A veces hasta me roban los aplausos,
pensando que me incomodan sus mensajes,
sin saber que me muevo en otros claustros,
en establos de quizá menor pelaje.
Mis amores se cuentan por ladrillos,
los suyos son sólo el canto del grillo.

INFIERNO COTIDIANO

Como ganso de granja malherido,
como un palurdo en situaciones tensas;
me muevo en el descrédito, aturdido
y con tristeza expongo mis defensas.

Progreso hacia mi infierno cotidiano;
patético bufón, gañán de feria;
volverán a ganarme por la mano,
por bobo e incapaz en la materia.

No soy ningún ejemplo, mas no es serio.
Hay gente que te nombra caballero
aunque a tiempo parcial, según criterio.

Me resulta arrogante ministerio
de aquel que aplica particular rasero;
¡si a usted le place me envía al cementerio!

TE CONTENGO
TE CONTENGO

PECADOR

Quizá me bautizaron
con el agua maldita,
o bebí de las fuentes menos recomendadas,
me muevo más a gusto en aguas estancadas.
Cruzaré la laguna
Estigia por decreto.
A nado pues no llevo
moneda entre mis labios.
El barquero es colega
mas no fía, ni al diablo.
Llegar a la otra orilla,
y Satán esperando…
con sus ojos de fuego,
sin amor , disfrutando…
“¡Convierte el agua en vino!”
grito desesperado.
Y él me da la botella,
vinagre rancio, malo.
No se sacia la sed en el infierno, has venido al sitio equivocado.

No olvides visitar su blog y conocer su trabajo, merece la pena

Háztelo Mirar, Blog de Juan Mantero

4 opiniones en “JUAN MANTERO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *