EL JUNCO ESCRITOR

Escribir
Niña escribiendo

EL JUNCO ESCRITOR

La niña pasó corriendo por el pasillo, dio la curva que llevaba a los dormitorios, entró en el suyo, cerró la puerta y  se apoyó agitada contra ella. Su pechito  parecía incapaz de soportar tantos latidos. Sentía sus ojos inútiles para contener tantas lágrimas, así como notaba que sus manos y sus piernas  no podrían  sujetar tantos golpes y patadas como deseaba poder dar, pero lo peor era la garganta, tan llena de gritos.

Quemaba.

Sabía que si empezaba a gritar el mundo se acabaría. A los nueve años sabes esas cosas intuitivamente sin que nadie te las explique, como sabes que si sacas un pie de la cama mientras duermes, los cocodrilos que viven debajo se lo comerán. Es ley de vida.

El esfuerzo inmenso por contenerse hizo que las fuerzas internas que amarran la locura y el dolor la hicieran caer al suelo plegada como el junco del dúo Dinámico pero peor.

Cayó dobladita. Por unos segundos se quedó quieta, respirando y tratando de reorganizar los pensamientos. Podía haberse roto en aquel momento como tantos niños que se rompen y ya no se levantan, aunque vuelvan a andar, pero ella se levantó.

Dio unos pasos, cogió un cuaderno, un bolígrafo y comenzó a escribir apoyada en la cama. Algunas palabras no se leían bien porque la tinta azul al mojarse se abría en flores de acuarela salada.

Hoy, cuarenta años después, sigue pasando igual cuando llora encima de lo que escribe. El pecho ha crecido y ha demostrado ser capaz de aguantar lo que nadie imaginaba, los ojos, las manos, las piernas y todas las partes de su cuerpo, han mostrado capacidad sobrada para vivir y sobrevivir.

Ella aún escribe con una mano. Con la otra se agarra fuerte a la cuerda que la mantiene atada a la cordura.

Las flores de acuarela ya forman un jardín.

 Isabel Salas

Hitashi Seaside Park, de Tokio Japón,
El Hitashi Seaside Park, de Tokio, Japón, ocupa un área de 190 hectáreas y ha llegado a ser ampliamente conocido por esta pequeña ydelicada flor de cinco pétalos, también conocida como “los ojos azules de bebé”, que atrae a muchos turistas sobre todo fotógrafos.

¿Quién no ha cantado la famosa canción del dúo dinámico para darse ánimos cuando las circunstancias vienen torcidas?

¿Cual cantas tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *